¿Cómo cuidar una kokedama?

Cuidar una kokedama es sencillo y te aportará una gran satisfacción. En Japón el tiempo que dedicas a cuidar de tus plantas es un tiempo para tí mismo, para meditar, para dar y agradacer, es un placer para los sentidos que se te devolverá en la forma de paz y calma que tanto necesitamos todos.

 

Riego

 Las kokedamas se riegan por inmersión. Sumergimos la esfera por completo en agua (a ser posible sin cloro) y veremos como empieza a burbujear. La dejamos 10 minutos aproximadamente y una vez finalizados estos la apoyamos en alguna superficie para dejarla reposar y que elimine el agua que no quiera por si sola. Recomendamos no escurrir la kokedama con las manos. Una vez haya dejado ir el agua que no necesita ya se puede volver a colocar en su lugar preferido.

 

La frecuencia de riego óptima viene determinado por el tipo de planta y se notará con el peso de la esfera pero es mucho menos frecuente que si estuviera en un tiesto tradicional, ya que la kokedama conserva muy bien la humedad.

 

Cada una de nuestras creaciones viene con una hoja de riego con sus correspondientes explicaciones pero si aún así tienes dudas puedes contactar con nosotros y estaremos encantados de asesorarte en tu nueva aventura.

 

También es interesante pulverizar la kokedama de musgo cada 3-4 días si se encuentra en ambientes secos para mantener el musgo vivo y verde durante más tiempo.

RIEGO_WEB

Abonado

Es interesante abonar nuestras plantas sobre todo en primavera y verano. Para abonar una kokedama mezclaremos el abono líquido con el agua de riego para que pueda absorber los nutrientes que necesite.

 

Si queremos darle unos mimos extras también podemos aplicarles abono en spray para plantas verdes.

Ubicación

 El lugar idóneo para colocar nuestra kokedama y que crezca feliz lo iremos averiguando con el paso del tiempo viendo como nos responde en cada sitio.

Es importante conocer las características de la planta que alberga la kokedama para saber la cantidad de luz y humedad que ésta necesita.

Tendremos que tener en cuenta la época del año en la que nos encontramos y si, debido al clima en el que vivamos, prefiere estar en el interior o en el exterior.

Siempre evitaremos colocarlas cerca de una fuente de calor o de corriente de aire.

Limpieza

 Recomendamos limpiar las plantas con un paño húmedo de algodón frotando las hojas con cuidado. Será beneficioso para las plantas y para quien realice la limpieza ya que le aportará paz, tranquilidad y bienestar.

Hay posibilidad de utilizar diversas variantes al agua como por ejemplo leche o cerveza para limpiar nuestras kokedamas pero antes deberemos informarnos de las necesidades de las plantas porque no todas requieren de los mismos cuidados.

Nuestras tipologías

La kokedama tradicional es en musgo, un material vivo que da un aspecto alucinante y requiere de humedad ambiental para seguir con ese color verde tan característico. Con el tiempo se va secando y el musgo se vuelve de un color marrón igualmente bello.

 

También ofrecemos kokedamas en fibra de coco y cuerda. Otra de nuestras especialidades que surgió como una variante y ha calado hondo entre nuestros clientes. La fibra es un material inerte por lo tanto no requiere de ningún cuidado especial ni ninguna característica ambiental favorecedora. Todo le parece bien a la fibra de coco. Las revestimos con un tipo de trenzado en cuerda especifico haciendo de este tipo de kokedamas un estilo propio registrado por Kokedamus.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad